Un año más, y gracias a las subvenciones otorgadas por la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural destinadas al voluntariado ambiental en prevención de incendios forestales, el municipio de Beneixama ha contado con un grupo de voluntarios que han realizado una vigilancia preventiva de nuestros montes.

Desde la Torre de vigilancia, han podido observar los términos de Beneixama, la Sierra de Biar, Banyeres, Bocairent, Fontanars y una buena parte de Canyada, Campo de Mirra y Villena.

En el periodo estival, en el que las altas temperaturas y la constante sequía hacen que el riesgo de incendio sea elevado, la labor de los voluntariados ambientales no es solo preventiva, sino que, además, ayudan a la sensibilización y la concienciación de todos aquellos que pasan por la Sierra.

Share This