San Juan

Desde sus comienzos, la comunidad cristiana de Beneixama tuvo como titular a San Juan Bautista, y veneró con especial devoción la Natividad de la Virgen, celebrando sus fiestas del 24 de junio y 8 de septiembre. Ambas devociones reflejan el recuerdo de los primeros señores cristianos vinculados a la orden militar de San Juan .

Ambas fiestas han transcurrido indisolublemente unidas en nuestras costumbres y tradiciones más arraigadas. Si bien la fiesta en honor a San Juan Bautista es anterior a nuestras fiestas de moros y cristianos, pronto esta fiesta quedará vinculada a las fiestas de moros y cristianos celebradas en Beneixama desde fecha anterior al 1839. La fiesta de San Juan se encuentra totalmente consolidada en nuestra población, siendo la segunda fiesta más importante de Beneixama tras las patronales de septiembre.

En el sábado anterior al 24 de junio de cada año, las cuatro comparsas y filaes (cristianos, estudiantes, labradores y moros), participaron en una cena en sus respectivos ” masets ” y una multitudinaria entraeta discurre por las calles de costumbre. La noche finaliza con la tradicional verbena de San Juan en un ambiente de pleno verano y con gran asistencia de público hasta el amanecer.

En la tarde-noche del 23 de junio y como marca la tradición, Beneixama revive uno de sus días más arraigados y costumbristas. Al anochecer y acompañados de la Sociedad Musical ” La Pau ” se recogen las banderas de sus respectivos “masets”. Seguidamente es el turno del ángelus, izada de las banderas institucionales y acto seguido comenzará el pasacalle de las hogueras. Alrededor de 50 hogueras se encienden por las calles de la población en un ritual ancestral y mundialmente seguido en la noche de San Juan. El pasacalle dará paso a las concurridas cenas de familiares, vecinos o amigos, que sirviéndose de las brasas de las hogueras, darán buena cuenta del embutido de la zona.

Una vez repuestas las fuerzas y pasada la medianoche se celebra en la Plaza del Ayuntamiento la proclamación de los capitanes para las próximas fiestas de moros y cristianos a celebrar en septiembre.

Sin pausa alguna, y ya entrada la madrugada, la comitiva de nuevos capitanes se dirige a la ermita de nuestra patrona para que sean presentados los nuevos cargos a la Divina Aurora. Finalizado el himno a nuestra patrona, da comienzo el tradicional cántico de “La aurora”. Se trata de un canto compuesto y estrenado el 24 de junio de 1869, con música de Miguel Parra y letra de Juan Bautista Pastor y José María Milán, ambos poetas de Beneixama. Dicho canto se va interpretando en diecinueve paradas tradicionales, finalizando en la iglesia parroquial prácticamente al amanecer.

El día 24 de junio, festividad de San Juan Bautista, los actos matinales discurren entre pasacalles, misa mayor, mascletà y vino de honor en el ayuntamiento. Por la tarde, la festividad finaliza con la procesión a San Juan Bautista, a la que asisten todos los capitanes, abanderadas y presidentes de filaes y comparsas.

Payá Andrés, Miguel, María divina Aurora, 1993.

Share This